Figura 1.Alexander Fleming Fuente:http://www.biografiasyvidas.com/monografia/fleming/

 

 

Aunque desde hace milenios el hombre usaba empíricamente en el tratamiento de heridas y otras enfermedades, tierra y vegetales productores de antibióticos. Hasta 1928,  Fleming (Fig. 1) con el descubrimiento fortuito de un hongo que contaminó y destruyó varios cultivos de Staphylococcus es cuando se inicia la era antibiótica en la medicina, por tratarse de hongos del tipo Penicillum Notatum , Fleming llamó PENICILINA al compuesto producido por este hongo. Sin embargo, es hasta el año  1938, que se logra desarrollar como agente terapéutico y sólo hacia 1940 se extrajo suficiente medicamento para iniciar ensayos clínicos en pacientes afectados de sepsis por Streptococcus y Staphylococcus con la ayuda del Florey y Chain.(1)

 

La Penicilina dio comienzo a la era de los antibióticos, trayendo la cura de enfermedades comunes como la tuberculosis y la sífilis, haciendo que las intervenciones quirúrgicas fuesen menos arriesgadas y que los tratamiento de las infecciones fuese más confiable (1). Antes del descubrimiento y uso de la penicilina en la medicina, las personas adultas y niños morían en grandes cantidades por infecciones bacterianas como la neumonía y la fiebre reumática desde los más pobres hasta los más ricos. Las Penicilinas son empleadas con gran frecuencia por su eficacia terapéutica y escasa toxicidad.

 

La Penicilina continúa siendo el fármaco de elección de gran variedad de enfermedades infecciosas. Este antibiótico se ha utilizado en infecciones del árbol bronquial, pulmonares, cardíacas, del sistema nervioso central, tales como leptospirosis, difteria, gangrena gaseosa, actinomicosis, sepsis puerperal, septicemias, etc.

 

La Penicilina G inhibe los Enterococos (Streptococcus faecalis), con frecuencia es necesaria la administración simultánea de un amino glucósido para lograr efectos bactericidas, (2). Durante la Segunda Guerra Mundial, las autoridades sanitarias anunciaban la penicilina como cura para las enfermedades venéreas.(3)

 

Es una sal de muy baja hidrosolubilidad para inyección Intramuscular y produce concentraciones bajas pero prolongadas, el tratamiento es  satisfactorio para la faringitis estreptocócica y proporciona además, una  profilaxis adecuada contra la reinfección por este germen. La penicilina G benzatínica es terapéutica eficaz en la sífilis latente.(4)

 

La Penicilina G administrada en dosis elevadas por vía endovenosa puede producir como toxicidad directa efectos irritativos sobre el sistema nervioso central al alcanzar concentraciones elevadas en el líquido cefalorraquídeo, pueden presentarse convulsiones, hiperreflexia y coma. La penicilina G potásica al administrarse en dosis elevada y por vía intravenosa puede ocasionar hiperpotasemia fundamentalmente en pacientes con insuficiencia renal. La penicilina G sódica puede descompensar a un paciente con insuficiencia cardíaca(4).

 

La Penicilina V potásica se indica para tratar ciertas formas de neumonía, y las infecciones en oídos, piel y garganta. También se usa para prevenir la fiebre reumática. En forma inyectable, la penicilina V se usa en ciertas infecciones bacterianas de los huesos, estómago, articulaciones, sangre, meningitis y de las válvulas del corazón (2).

 

El tratamiento inicial de una bacteriemia (presencia de bacterias en sangre que ocasiona fiebre alta, confusión, estupor y muerte en apenas 12 horas), se lleva a cabo con la administración de penicilinas semisintéticas como la nafcilina o la metacilina intravenosas.(5)

 

La Borreliosis, transmitida por las garrapatas y que puede cursar sin tratamiento por varias semanas o meses causando síntomas neurológicos o cardíacos, es una enfermedad que puede ser tratada con penicilina oral o amoxicilina, especialmente en niños. En los estadios avanzados se suele administrar penicilina intravenosa de 2 a 4 semanas. (5)

 

Ninguno de los preparados orales de penicilinas deben administrarse con los alimentos para así reducir la fijación e inactivación ácida, tal es el caso de la penicilina V, cuya administración está indicada sólo en infecciones menores, por ejemplo, de las vías respiratorias o estructuras relacionadas, especialmente en niños (faringitis, otitis, sinusitis). La administración oral está sujeta a eficacia variable, por lo que no debe administrarse en pacientes gravemente enfermos. (5)


        En resumen los agentes antimicrobianos que afectan la síntesis de la pared celular se encuentran los antibióticos β- lactámicos, entre ellos hay diferentes clasificaciones como las penicilinas (Equema 1) ya habladas anteriormente siendo como un de los grupos mas grandes de los agentes antimicrobiano, también se encuenta los  cefalosporinas, carbapenemas y los monobactamas. (2)

 

 

 

 

 

Esquema 1. Inhibidores de la Síntesis de la Pared Celular  Fuente: Elaboración propia
Esquema 1. Inhibidores de la Síntesis de la Pared Celular Fuente: Elaboración propia

 

Realizado por: 

Acosta, Iranitza

Bracho, Walter

Correa, Gerardo

Gonzalez, Lilibeth

Portillo, Yesiree

Torres, Paula

 

Estudiantes de la Licenciatura en Educación Mención Química. Escuela de Educación. Facultad de Humanidades y Educación. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela. Trabajo Realizado en el marco de las Actividades de la unidad curricular Química Orgánica I. 

Asesor: Prof. Yonathan Parra

>

Siguenos en facebook
Siguenos en Twitter